Noticias


¿Por qué invertir en fondos de inversión? ¿Qué tipos de fondos existen?

 

 

Invertir puede ser complicado y abrumador.  Hay muchas opciones de inversión diferentes, como acciones, bonos, bienes inmuebles y cuentas del mercado monetario. Cada una de estas opciones tiene unas características específicas y necesita ser estudiada a fondo antes de poder tomar una decisión adecuada. Si invierte por su cuenta, es usted quien debe elegir sus inversiones, controlar su rendimiento y tener una estrategia de inversión enfocada en el largo plazo.

Una de las opciones que tiene el inversor es realizar inversiones en fondos de inversión. Con esta opción se consigue generar rentabilidad sin tener que tomar uno mismo las decisiones de inversión, ya que de esto se encargaran los responsables de la gestión del fondo.

Si tiene curiosidad por saber por qué algunos inversores deciden invertir en un fondo de inversión en lugar de elegir sus propias acciones, siga leyendo para conocer algunas ventajas que ofrecen.

Si al terminar de leer este arículo te interesa conocer más a fondo cómo invertir en fondos de inversión con plenos conocimientos, te recomendamos te informes sobre nuestros cursos de fondos de inversión y gestión de carteras.

 

¿Qué es un fondo de inversión?

Un fondo de inversión es un vehículo de inversión el cual utiliza el capital aportado por todos los partícipes para realizar inversiones en activos financieros, generalmente en bonos y acciones. El valor del fondo dependerá de la revalorización de las inversiones realizadas y cada participe percibirá esta revalorización mediante el aumento del valor de su participación. Mediante los fondos de inversión, el inversor opta a un abanico muy amplio de opciones de inversión ya que ofrecen muchas opciones de inversión que el pequeño inversor no tendría acceso por su propia cuenta.

En este tipo de inversión los inversores individuales no toman decisiones sobre cómo deben invertirse los recursos del fondo, simplemente han de preocuparse de buscar un buen fondo en función de sus objetivos, riesgo y comisiones.

 

¿Cuantos tipos de fondos de inversión existen?

Hay varios tipos de fondos de inversión, cada uno con sus propias características. Dejamos aquí algunos ejemplos de los fondos más comunes:

 

Fondos de renta fija:

Estos fondos invierten en instrumentos de renta fija como pagarés, bonos, letras del tesoro, etc. El valor de estos fondos y su rentabilidad dependen mayormente de la evolución de los tipos de interés y de la solvencia de los emisores.

Este tipo de fondos está especialmente indicado para inversores con un perfil de riesgo conservador que estén dispuestos a asumir una menor rentabilidad a cambio de un menor riesgo.

 

Fondos de renta variable:

Estos fondos se componen principalmente de acciones. Se dividen en diferentes categorías según el mercado en el que invierten o el tipo de sector. Estos fondos de inversión ofrecen una mayor rentabilidad que los de renta fija, ya que se exponen a un mayor riesgo.  Estos fondos están recomendados para inversores que están dispuestos a asumir un mayor riesgo a cambio de una mayor rentabilidad.

 

Fondos mixtos:

Estos fondos invierten en una combinación de instrumentos de renta fija y de renta variable. El nivel de riesgo dependerá del porcentaje de cada tipo de instrumento, por lo que es importante conocer su estructura. Si el fondo está compuesto por un mayor porcentaje de renta fija, el riesgo será menor y la rentabilidad también. Por el contrario, si el fondo está compuesto por un mayor porcentaje de renta variable, el riesgo será mayor y la rentabilidad esperada también. Los fondos mixtos son adecuados para inversores con un perfil de riesgo moderado.

 

Fondos de inversión inmobiliaria, que no son de naturaleza financiera (REIT):

Un fondo de inversión inmobiliaria (REIT) es una empresa que posee, explota o financia bienes inmuebles que generan ingresos.

Siguiendo el modelo de los fondos de inversión, los REIT reúnen el capital de varios inversores para poder realizar sus inversiones. De esta forma los inversores individuales obtienes dividendos o plusvalías de las inversiones realizadas sin tener que comprar, gestionar o financiar ellos mismos ninguna propiedad.

 

Fondos de gestión pasiva, que reflejan un índice concreto, (ETF).

Un fondo cotizado (ETF) es un tipo de fondo de inversión que cotiza en bolsa de igual manera que lo hacen las acciones. Generalmente, los ETF siguen un índice, un sector, una materia prima u otro activo financiero y se pueden comprar o vender en cualquier momento a través de cualquier Broker. La fiscalidad de los ETF es igual que la de las acciones y no se pueden traspasar realizar traspasos entre ellos.

 

Los Hedge Funds, cuyo objetivo es maximizar la rentabilidad independientemente de las tendencias del mercado:

Los fondos de cobertura se consideran inversiones alternativas. Su capacidad para utilizar el apalancamiento y técnicas de inversión más complejas los distingue de los fondos de inversión citados anteriormente.

La mayoría de los fondos de cobertura emplean una amplia variedad de instrumentos financieros y de técnicas de gestión del riesgo. Estos fondos pueden ser muy diferentes entre sí en función a sus estrategias, riesgos, volatilidad y perfil de rendimiento esperado. Es habitual que las estrategias de inversión de los fondos de cobertura tengan como objetivo obtener rentabilidad independientemente de si los mercados se revalorizan o se devalúan.

Estos fondos suelen tener unas comisiones elevadas, ya que además de la comisión habitual de gestión, también tiene una comisión por los beneficios obtenidos

 

¿Cuáles son las ventajas de invertir en un fondo de inversión?

Hay varias razones por las que los inversores recurren a los fondos de inversión en lugar de gestionar directamente su propio patrimonio.

 

Diversificación

Representa la principal forma de reducir el riesgo de la inversión. En lugar de invertir en una sola empresa o sector, el fondo invierte en diferentes acciones, que pueden ser de diferentes sectores y de diferentes regiones. Con esta diversificación también se pretende evitar la correlación entre activos.

Además de la diversificación que ofrece cada fondo de forma individual, el inversor también puede diversificar creando una cartera de fondos de inversión con diferentes estilos de inversión o dedicados a un sector específico.

 

Comodidad

Una de las razones por la que los inversores eligen este tipo de inversión es por su comodidad, ya que el inversor no debe dedicar su tiempo a buscar opciones de inversión y además traspasa todas las decisiones de inversión al gestor del fondo. Algunos inversores consideran que comprar participaciones de un fondo de inversión que cumpla sus criterios de inversión es más fácil que investigar empresas en las que invertir y comprar directamente sus acciones.

 

Fiscalidad

Uno de los aspectos más atractivos que tiene este tipo de inversión es su fiscalidad. Los fondos de inversión tienen la particularidad de que no tributan hasta que se realiza el reembolso de los mismos, por lo que realizando traspasos entre fondos se evita tributar por las plusvalías generadas. Es decir, cuando el inversor tiene un fondo con plusvalías y desea cambiar a otro fondo de inversión se realiza un traspaso entre los dos fondos sin generar ningún impacto fiscal, lo que contribuirá de forma positiva a la rentabilidad de la cartera del inversor en el largo plazo.

 


Otros artículos que te pueden interesar

Abrir chat
¿Necesitas ayuda?
ISEFi | WhatsApp Empresa
¿Podemos ayudarte?