Noticias


Indicadores de Rentabilidad y Riesgo de los Fondos de Inversión

Rentabilidad-fondos-inversion-interior

A la hora de seleccionar un fondo de inversión es necesario considerar la rentabilidad y el riesgo de este. Es por ello que en este artículo explicaremos cuáles son los principales elementos que son objeto de análisis y cuáles son las herramientas utilizadas por la industria para evaluar el rendimiento de los fondos y poder comparar las oportunidades de inversión.

Para empezar, es importante entender que los indicadores de rentabilidad de un fondo de inversión se miden en diferentes horizontes temporales.

Las medidas de tiempo más comunes son:

  • Un día, una semana, un mes, tres meses, seis meses.
  • YTD: rentabilidad desde el 1 de enero hasta hoy.
  • Un año, tres años, cinco años y diez años: lo más frecuente es que se muestre la rentabilidad histórica en forma anualizada (TAE).
  • Rentabilidad por trimestres.

Otro elemento clave en nuestro análisis es comprender que el rendimiento de un fondo debe expresarse siempre en función del riesgo asumido. En particular, a la hora de comparar diferentes fondos de inversión, es necesario tener en cuenta el nivel de riesgo asumido.

Pero, en concreto, ¿cuáles son los riesgos que debemos tener en cuenta?

  • Riesgo de mercado: derivado de las variaciones en el precio de los activos. Por lo general, el mercado de renta variable (acciones) presenta una alta “volatilidad” (porcentaje de desviación que registra un activo respecto a la media de su cotización histórica en un periodo) en comparación con la renta fija
  • Riesgo de tipo de interés: serán las variaciones de los tipos de interés que afectan al precio de los activos de renta fija. Por ello, las subidas de tipos de interés afectan negativamente (por lo general) al precio de estos activos y las bajadas de tipos aumentan su precio
  • Riesgo de liquidez: en este caso se refiere a valores de baja capitalización y/o volumen de cotización que dificulten su venta en momentos de alta volatilidad
  • Riesgo de crédito:  es el riesgo de que el emisor de los activos o deuda no pueda hacer frente al pago del principal e intereses
  • Y otros riesgos como de concentración geográfica o sectorial, de inversión en emergentes, de divisa, derivados, etc.

Análisis comparativo

Una vez comprendidos los elementos que afectan al riesgo de un valor y, por tanto, la rentabilidad que debemos esperar de él, centraremos nuestro estudio en las técnicas que nos permiten comparar analíticamente dos oportunidades de inversión.

En particular, el análisis comparativo puede subdividirse de la siguiente manera:

  • Todos los fondos de la misma categoría: estos fondos se agrupan por tipologías y la medida de las rentabilidades se utiliza para compararlas con el fondo en cuestión.
  • El Benchmark o índice de referencia, que a la vez también se compara con la categoría.

¡Infórmate aquí sobre nuesto curso!

Ver curso de Fondos de Inversión y Gestión de Carteras

Indicadores de riesgo

Pasemos ahora a la última parte de este tema, es decir, a las herramientas específicas de que disponemos para llevar a cabo nuestra comparación.

Los indicadores de riesgo son aquellos que analizan el riesgo de un período determinado. Hoy nos centraremos en los dos indicadores de riesgo más comunes:

Volatilidad

  •  La volatilidad es la medida de riesgo más común y fácil para determinar de forma cuantitativa el riesgo ya que recoge el grado de variación de los rendimientos (variaciones de las variaciones de precios).

¿De qué hablamos cuando hablamos de un mercado volátil?

Cuando hablamos de un mercado volátil hacemos referencia a que hay variaciones significativas y constantes en el mercado y es por ello que si hay una alta volatilidad hay un riesgo elevado.

Desviación típica

  • La desviación típica de un fondo, que es una medida del riesgo del fondo e indica cómo en términos medios, la rentabilidad del fondo se ha desviado de su media.

¿A qué hace referencia una desviación típica alta o baja?

Una desviación típica alta significa que la rentabilidad del fondo ha experimentado fuertes variaciones mientras que una baja indica que la rentabilidad del fondo ha sido mucho más estable.

Cuanto mayores fluctuaciones presenta la rentabilidad de un fondo, más arriesgado será el fondo en cuestión. Además, permite comparar todos los fondos entre ellos, desde los fondos monetarios hasta los fondos de acciones.

 

Estos indicadores tienen una importancia fundamental para nuestro análisis, ya que se basan en los resultados pasados, que son una señal de alarma para los resultados futuros.

La amplia disponibilidad de series temporales de fondos en el mercado facilita a todos los agentes del mercado la evaluación de su rendimiento histórico. Sin embargo, la rentabilidad histórica es un factor indispensable para comprender el nivel de éxito de un fondo a lo largo del tiempo.

El supuesto básico que subyace a todas las fórmulas ideadas a lo largo de los años por la industria financiera y los investigadores es que todas ellas intentan medir el rendimiento ajustado al riesgo, aunque con distintos grados de complejidad.

Estas técnicas se identifican con el acrónimo RAP (Risk Adjusted Performance), el más famoso de los cuales es el Sharpe ratio, que consiste en un ratio normalizado que relaciona el rendimiento de un valor con el nivel de riesgo, calculando un valor normalizado que permite comparar directamente fondos con perfiles y características diferentes que, de otro modo, serían difíciles de comparar.

Para obtener el ratio es necesario restar la tasa libre de riesgo de la rentabilidad media, permitiendo a un inversor aislar mejor los beneficios asociados a las actividades de riesgo. La tasa de rendimiento libre de riesgo es el rendimiento de una inversión con cero riesgos, lo que significa que es el rendimiento que los inversores podrían esperar si no asumieran ningún riesgo. El rendimiento del bono del Tesoro alemán, por ejemplo, podría utilizarse como tipo libre de riesgo.

Cuanto mayor sea el ratio de Sharpe de una cartera, mejor será su rendimiento ajustado al riesgo. Si el análisis da como resultado un ratio de Sharpe negativo, significa que el tipo libre de riesgo es mayor que el rendimiento de la cartera, o que se espera que el rendimiento de la cartera sea negativo.

Elementos clave a tener en cuenta:

  • El rendimiento siempre se relaciona positivamente con el nivel de riesgo.
  • La volatilidad y la desviación típica de un título son elementos fundamentales para comprender el riesgo de la inversión.
  • El sharpe ratio es una fórmula que permite comparar el rendimiento de los títulos con niveles de riesgo similares.

 

¡Infórmate aquí sobre nuesto curso!

Ver curso de Fondos de Inversión y Gestión de Carteras


Otros artículos que te pueden interesar

Abrir chat
¿Necesitas ayuda?
ISEFi | WhatsApp Empresa
¿Podemos ayudarte?