Diferencias entre invertir y especular

Diferencias entre invertir y especular

Ayer, Simón Pérez y Antonio Alcón hablaron en Voces de Economía, espacio de Radio Intereconomía Catalunya, sobre la diferencia que hay entre invertir y especular. Se ha creado una cultura en la que cualquier persona que juegue a bolsa o compre productos financieros se define como: “yo invierto en bolsa, o yo invierto en oro, petróleo…”.

 

¿Es correcto ese matiz? Existen tesis muy elaboradas sobre este aspecto y hoy en día todavía no se puede extraer una conclusión que ponga de acuerdo a los analistas, inversores y especuladores. En términos generales, especular se podría definir como la compra de un bien con el fin de obtener un beneficio por el simple hecho de que el precio aumente respecto al precio al que tú compraste.

 

¿Cuáles son las posibles causas del incremento? La escasez del producto, el aumento de demanda, o el simple hecho que se ponga de moda provocando la denominada burbuja.

 

El especulador no tiene intención de producir nada con ese bien, sino que  simplemente quiere conservarlo durante un tiempo para volver a venderlo a un precio superior al que pagó para adquirirlo. Entonces, ¿el inversor podría ser el que compra un bien con la intención de obtener un beneficio de su explotación?

 

Podríamos decir que dejar pasar el tiempo con el fin de vender a un precio más alto es especulación. En cambio, si el capital se integra en la producción, hablamos de inversión.

 

Si seguimos esta regla podemos poner un buen ejemplo: el señor que compra una vivienda para vivir en ella y la vende después de unos años, es un inversor.  Si realiza la compra con el fin de tenerla en desuso y venderla en un futuro confiando en que el precio ha subido un 30%, se trata de un especulador.

 

Si nos enfocamos en el mundo de la bolsa: el que compra acciones para recibir un dividendo o un rendimiento es un inversor, ya que ayuda a la empresa a financiar sus proyectos. En cambio, el que compra hoy para vender la semana que viene pensando que la acción subirá por una u otra razón, es un especulador.

 

El ejemplo más claro es Warren Buffet, que dijo que no se debería invertir en un negocio o empresa de la que no puedas entender de donde llegan sus ingresos o su actividad. Según Benjamin Graham, autor del libro Inversor inteligente, del que Warren  Buffet aprendió todo: “una operación de inversión es aquella que, tras un análisis exhaustivo, promete seguridad para el principal y un adecuado rendimiento”.

 

“¿Bajo mi punto de vista?”, señala Antonio Alcón, Gerente de ISEFi:

 

Toda inversión tiene un riesgo y todo porcentaje de retorno va correlacionado con el riesgo que se toma. Para mí es una inversión cuando ponemos un activo, ya sea tangible o intangible en una empresa u organización. Yo puedo aportar mi conocimiento y mi tiempo en una empresa de nueva creación, creo el proyecto y pienso que puede aportar algo a la sociedad con un correspondiente retorno. A la misma vez, puedo aportar capital para confiar en una empresa que opino que podrá generar valor para mí.

 

Por contrapartida, puedo comprar unas acciones de una empresa no cotizada, con intención de venderlas en un año y con el objetivo de conseguir unas plusvalías en la operación. Obviamente, crees en que la empresa valdrá más en un tiempo, ya que sino no apostarías por ella, pero no quieres “casarte” con ella.

Descubre nuestros cursos de bolsa. ¡empieza a rentabilizar tu patrimonio!

Curso de Introducción a los Mercados Financieros y la BolsaCurso de Análisis Técnico

La diversificación es muy útil para reducir los riesgos de una inversión, sin embargo siempre persiste un cierto riesgo del que no podemos deshacernos, que a su vez se divide en:

–          El riesgo no sistemático o idiosincrásico que está causado por factores de cada activo y se puede eliminar parcial o totalmente mediante la diversificación.

–          El riesgo sistemático está asociado a factores de la economía que afectan a todos los activos y que no puede diversificarse.

 

Antonio Alcón concluye que no puede distinguir entre especulador e inversor, la línea de separación entre ambos términos es muy fina y en ocasiones el límite desparece

 

Os dejamos el audio del Diccionario Financiero de ayer en Voces de Economía de Radio Intereconomía Catalunya:

http://www.youtube.com/watch?v=HyknO2XSefw

ISEFi es una institución privada especializada en la formación financiera a particulares, profesionales y empresas.

ENTRADAS RECIENTES

CATEGORÍAS

ACTUALIDAD ISEFi

PÍLDORAS FORMATIVAS

OTROS ARTÍCULOS
QUE TE PUEDAN INTERESAR

En la dinámica de las finanzas globales, la figura del asesor financiero emerge como un faro de claridad y dirección. No es solo un profesional que domina las fluctuaciones del mercado y las complejidades de los productos financieros, sino también un estratega capaz de trazar el camino hacia la estabilidad. En ISEFi, entendemos que detrás de cada decisión financiera hay sueños, metas y la búsqueda de un futuro próspero. Por ello, nuestros programas, como el reconocido Programa en Banca Privada y Asesoramiento Financiero, homologado por EFPA España, están diseñados para dotar a los futuros asesores financieros con una educación integral...

En este artículo analizaremos las principales características de los fondos de inversión alternativos, para entender qué son, en qué consisten y las razones de su popularidad. Sin embargo, antes de empezar, debemos definir primero qué es una inversión alternativa. Descubre nuestros cursos financieros. ¡empieza a rentabilizar tu patrimonio! Una inversión alternativa es un activo financiero que no entra en ninguna de las categorías de inversión convencionales. Las categorías convencionales incluyen acciones, bonos y efectivo. Ejemplos de inversiones alternativas pueden ser los siguientes activos: Capital de riesgo de compañías no cotizadas Real estate Derivados Titulizaciones Deuda Privada Un fondo de inversión...

Cuando nos enfrentamos a la decisión de elegir un producto financiero, ya sea un préstamo, una hipoteca o una inversión, nos encontramos con una variedad de términos y métricas que pueden resultar confusos. Entre estos, la Tasa Anual Efectiva (TAE) destaca como un indicador clave que no siempre se comprende en su totalidad, pero que es esencial para tomar decisiones financieras conscientes y responsables. La Tasa Anual Efectiva no es solo un porcentaje más en la letra pequeña de los contratos financieros; es una herramienta que refleja el costo real de un producto financiero, integrando no solo los intereses, sino...