Noticias


6 productos financieros para rentabilizar tus ahorros

 

monedas, ahorro

 

Para la planificación de la inversión es imprescindible considerar el ahorro y su inversión como una herramienta para alcanzar objetivos de bienestar, ya sea en el futuro o en la actualidad.

Esta idea conlleva una planificación de las inversiones de forma estratégica, de acuerdo con las situaciones individuales de cada persona, familia o empresa. La adquisición futura de un vehículo que pueda sustituir el actual, poder disponer de un capital para la jubilación o financiar los estudios de los hijos en el futuro, son ejemplos de los objetivos de la planificación de la inversión.

 

¿Cómo planificar la inversión?

La planificación del ahorro con una visión de futuro ha de llevarse a cabo de acuerdo con los objetivos individuales de cada uno, y de esta forma organizar y determinar la estrategia de inversión.

Frecuentemente, como el ahorro supone renunciar al gasto presente para poder disponer en un futuro de más recursos económicos, la falta de planificación puede llevar a un exceso de tensión para constituir un capital o ahorrar obsesivamente. Por ello, determinar los objetivos y estructurar las inversiones en función de objetivos concretos es la clave para disfrutar de una calidad de vida también en el presente.

Con el fin de lograr una buena organización, es muy útil elaborar un cuadro previsional de las necesidades anuales. Parte de un momento inicial y de los ahorros disponibles y proyecta las necesidades o excedentes de cada año. El saldo positivo o negativo permitirá prever si se dispone de suficiente capital.

Mediante esta planificación se identifican:

  • Ahorros disponibles
  • El ahorro anual generado
  • Los excedentes o necesidades de tesorería

 

¿Cuáles son los criterios para la selección de productos bancarios?

Se deben considerar:

  1. El plazo al que se quiere efectuar la inversión
  2. El nivel de riesgo que el inversor está dispuesto a asumir
  3. La finalidad del ahorro y del capital final
  4. El volumen de la inversión, la cantidad que se podrá invertir comprende tanto el volumen ya disponible como el ahorro periódico
  5. La situación fiscal, una correcta planificación fiscal puede suponer un ahorro adicional muy importante

 

Ahora bien, ¿te estarás preguntando cuales son los productos financieros para ahorrar e invertir?

  • Depósito a plazo:

    permite la obtención de un rendimiento fijo y recuperación del capital aportado al vencimiento. Al ser este producto la modalidad básica de depósitos, prácticamente sin los riesgos de liquidez, de mercado y de crédito.

¿Qué modalidades existen de depósitos a plazo?

  • A plazo establecido inicialmente: 3 meses, 6 meses, 1 año, 2 años, 3 años, fecha concreta, etc.
  • Abono de intereses mensual, trimestral, semestral, anual o al vencimiento
  • Tipo de interés: fijo y garantizado al vencimiento, creciente, con prima final.
  • Depósitos estructurados con o sin garantía del capital.
  • Depósitos en divisas distintas al euro.

 

  • Productos de seguro de vida-ahorro

Estos productos están instrumentados en contratos que permiten efectuar inversiones a medio y largo plazo.

El inversor contrata un seguro por el que paga una cuota (fija o periódica) y, al final del periodo, el beneficiario recibe el capital aportado más un rendimiento previamente determinado. En caso de muerte del asegurado, el beneficiario recibe el importe aportado más una cantidad adicional.

Se han desarrollado diversas modalidades:

  • Seguros de ahorro inversión
  • Seguros de ahorro sistemático
  • Seguro de rentas

Uno de los productos de seguro de vida – ahorro más importante son los PIAS.

Los PIAS conocidos como planes individuales de ahorro sistemático, son seguros individuales de vida que buscan canalizar el ahorro a largo plazo para acumular un capital que sirva de complemento a la jubilación. En donde la ventaja fiscal que ofrece es en el momento del rescate, pues los rendimientos generados desde el pago de la primera prima hasta el cobro de la renta vitalicia están exentos de tributación

 

  • Planes de pensiones

Es un producto financiero a largo plazo, cuyo objetivo es construir, de forma voluntaria, un fondo de pensiones para complementar las prestaciones de jubilación de la sociedad.

Cuando el beneficiario llegue a la jubilación y así lo desee, podrá ir retirando esta cantidad a través de una serie de cuotas mensuales que percibirá; es decir, a través de una renta. No obstante, si lo desea, también puede rescatar todo el capital disponible de una sola vez.

 

  • Fondos de pensiones

El fondo de pensiones es el patrimonio donde se integran las prestaciones con objeto de dar cumplimiento a los fines de un plan; son entidades sin personalidad jurídica, por ello precisan de una entidad que gestione los recursos del fondo y que se denomina entidad gestora.

Si se invierte en fondos de renta variable con edades próximas a la jubilación, el margen de riesgo de caer en un ciclo de recesión y no poder recuperarse es mayor que si la edad del inversor queda alejada aun de la jubilación. En este punto, las preferencias del participe determinan sus expectativas de rentabilidad y el riesgo que está dispuesto asumir. Es importante resaltar que, estos productos ofrecen un tratamiento fiscal favorable, en el momento del cobro las prestaciones se consideran rendimientos del trabajo y se integran en la base imponible del IRPF. Se debe tener en cuenta que la variabilidad de estos tratamientos fiscales, con cambios cada año, la consulta y el asesoramiento es imprescindible antes de tomar una decisión. Disponer de más de una opinión puede ser una garantía de asegurar un correcto trato fiscal y un importante ahorro.

Tipos de planes de pensiones:

  • Renta fija a corto plazo: No incluye activos de renta variable, y su duración media de la cartera ha de ser inferior o igual a 2 años.
  • Renta fija a medio y largo plazo: No incluye activos de renta variable, y su duración media de la cartera ha de ser superior a 2 años. La clasificación está entre 2 y 3.
  • Renta fija mixta: Menos del 30% de la cartera en activos renta variable. Su nivel de riesgo está entre 3 y 4
  • Renta variable mixta: Entre el 30 y el 75% de la cartera en activos de renta variable. La calificación esta entre 4 y 5.

Renta variable: Más del 75% de la cartera en activos de rentable. La clasificación está entre 5 y 6.

Planes Garantizados: Indicada para perfil conservador, es decir, clientes que deseen un riesgo mínimo para sus ahorros. Este producto funciona de manera parecida al resto de planes de pensiones, pero tiene una diferencia importante, el titular del plan tiene garantizado recuperar el 100% de su dinero invertido en el momento del rescate, siempre y cuando se mantenga el plan hasta el vencimiento.

 

  • Adquirir acciones de entidades privadas

Una forma de activar parte de nuestros ahorros es operando en el mercado bursátil, a través de la compra y venta de acciones. Esta opción no puede ser llevada a cabo directamente por el participe, existen diferentes tipos de brokers regulados para realizar estas operaciones. Todas nuestras decisiones financieras deben contar con un conocimiento previo, así podrá hacer un análisis fundamental de la empresa y un análisis técnico del precio de la acción de dicha empresa.

De igual forma, es importante llevar a cabo un correcto análisis macroeconómico del mercado bursátil para estar al tanto de

 

  • Bienes inmuebles:

Cuando hablamos de la compra de bienes, generalmente nos referimos a la adquisición de inmuebles como las casas, los locales, edificios, entre otros. Si disponemos de ahorros, podemos invertir parte de ellos en la compra de un bien inmueble que, más tarde, podamos poner en alquiler para que genere ingresos o poner en venta y obtener una rentabilidad a largo plazo.

Si no dispones de suficiente dinero para comprar un bien existen diferentes alternativas como el crowdfunding inmobiliario, en el cual, los inversores adquieren una parte del inmueble favoreciendo los proyectos de construcción del mismo. Una vez este se venda, recuperarían el dinero invertido más un porcentaje de plusvalía.

 

Ahora que ya tienes una base para empezar a rentabilizar tus ahorros.  La formación es el segundo paso antes de empezar a invertir en los diferentes instrumentos financieros y proyectos que actualmente el mercado financiero ofrece. Es muy importante aplicar los conocimientos adecuados para invertir tu capital. Descúbre nuestra oferta formativa aquí


Otros artículos que te pueden interesar

Abrir chat
¿Necesitas ayuda?
ISEFi | WhatsApp Empresa
¿Podemos ayudarte?