ISEFi

Noticias

Las Instituciones de Inversión Colectiva y los Fondos de Inversión

Las Instituciones de Inversión Colectiva (IIC) son entidades pertenecientes al sistema financiero. Cumplen la función de captar liquidez de los ahorradores o inversores, para gestionarlos a través de activos financieros (derechos sobre acciones, bonos, derivados, entre otros) y no financieros (bienes muebles, inmueble e instrumentos financieros no cotizados dentro de los mercados regulados), con el fin de obtener una rentabilidad establecida en función de los resultados colectivos. Adicionalmente estas instituciones de inversión pueden ser consideradas como Sociedades de Inversión o como Fondos de Inversión.

Inversión Colectiva

Las Sociedades de Inversión tienen forma jurídica de Sociedad Anónima (S.A) y su principal objetivo es la captación de patrimonio aportado por múltiples inversores para su posterior inversión. Además, por ser una S.A. cuenta con una junta directiva y realiza periódicamente una Junta General de Accionistas.

Por otra parte, el Fondo de Inversión no tiene personalidad jurídica, simplemente es el patrimonio resultante de las aportaciones de los inversores. El cual es gestionado a través de Sociedades Gestoras de Instituciones de Inversión Colectiva (SGIIC).

A su vez, ambas categorías, tantos las sociedades como los fondos, cuentan con sus propias subdivisiones. En el caso de las Sociedades de Inversión están las Financieras (Sociedades de Inversión de Capital Variable “SICAV”) y las No Financieras (Sociedades de Capital Riesgo “SCR” y Sociedades de Inversión Inmobiliaria “SII”).

Los Fondos de Inversión mantienen las mismas subcategorías contempladas en las Sociedades de Inversión. Los Financieros son los Fondos de Inversión Mobiliaria (FIM), y los No Financieros se dividen entre los Fondos de Inversión Inmobiliaria (FII) y los Fondos de Capital Riesgo (FCR).

Para entender mejor estas subdivisiones es necesario tener claro cuáles son sus principales características y sus diferencias sobre los demás, por ello se presentan el siguiente esquema resumiendo cada una de ellas:

Sociedades de inversión

SICAV

  • Fiscalidad muy favorable con un Impuesto de Sociedades reducido de sólo el 1%.
  • Liquidez diaria y operativa muy sencilla, sólo con tener un depósito de valores en su entidad puede comprar acciones de SICAVs de su misma entidad o de otras entidades. Las acciones de las SICAVs se pueden negociar en las bolsas de valores. Además, los ahorradores pueden invertir en ellas siguiendo un procedimiento similar al de fondos de inversión.
  • Tienen flexibilidad a la hora de invertir, pudiendo acceder tanto a mercados nacionales como internacionales, (contado o derivados). Asimismo, pueden modificar la orientación de la inversión.
  • El capital social mínimo desembolsado en estas sociedades debe ascender a 2.400.000 de euros y no podrá superar 10 veces el capital inicial.

SCR

  • Inversión del capital aportado en empresas en vía de crecimiento de mediana y baja capitalización (PYME’s).
  • La sociedad de capital riesgo pasa a formar parte del conjunto accionario de la PYME’s.
  • El objetivo es que con la ayuda del capital de riesgo, la empresa aumente su valor y una vez madurada la inversión, el capitalista se retire obteniendo un beneficio.
  • El retorno esperado a través de la inversión es alto, entre mayor riesgo tenga la empresa en la cual se está invirtiendo, por lo que se tiene en consideración el sector y el potencial de crecimiento de la empresa (PER y CAPEX).
  • El inversor de riesgo busca tomar participación en empresas que pertenezcan a sectores dinámicos de la economía, de los que se espera que tengan un crecimiento superior a la media. Una vez que el valor de la empresa se ha incrementado lo suficiente, los fondos de riesgo se retiran del negocio consolidando su rentabilidad.

SII

  • La sociedad inversora puede adquirir cualquier tipo de inmueble y su retorno viene dado por el arriendo de los mismos.
  • Por regulación estas sociedades no pueden obtener beneficios derivados de los negocios o servicios que se lleven a cabo dentro de las propiedades arrendadas. Adicionalmente no puede generar actividades de promoción inmobiliaria.
  • Los inmuebles adquiridos por la sociedad inversora solo podrá enajenarse después de 3 años después de ser adquiridos.
  • El 90% del patrimonio aportado por los inversionistas tendrá que ser destinado a la adquisición de inmuebles y el 10% restante se podrá invertir en activos financieros con fines de protección de inversión y resguardo de capital.

Fondo de inversión

FIM

  • Fiscalidad muy favorable con un Impuesto de Sociedades reducido de sólo el 1%.
  • Su objetivo principal es la compra, tenencias, disfrute y ventas de instrumentos que se negocian en el mercado de capitales.
  • En general no tienen vencimiento ni requieren renovación y el dinero invertido se puede rescatar fácilmente.
  • Estos fondos invierten el 90% del patrimonio aportado en activos de Renta Fija (deuda privada y pública), Renta Variable y Derivados, en cuento al 10% restante se invierte a través de activos de un alto nivel de liquidez.
  • Gestión profesional que permite acceder de modo colectivo a activos institucionales que como inversor individual le sería más difícil (diversificación) y con menos coste.
  • El rendimiento del fondo se hace efectivo en el momento de venta de las participaciones, la cual puede llevarse a cabo siempre que se desee, menos en aquellos fondos en los que la liquidez está limitada a unas fechas y/o periodos.

Fondos de inversión

18/04/2018

Comentarios

Website Security Test