ISEFi

Noticias

El fin de la crisis: ¿deseo o realidad?

El fin de la crisis

Después del crack de los mercados financieros del 2008 y los consiguientes colapsos (Lehman Brothers) o rescates de innumerables entidades financieras a nivel global (Bear Stearns, AIG, Merril Lynch, Dexia, Hypo Bank, RBS,…) siguió la crisis de la deuda soberana de la zona euro que en algunos casos desembocó en nuevos rescates, esta vez de estados soberanos, como Grecia, Irlanda o Portugal y del semirescate de España.

Todos estos fenomenales acontecimientos que afectaron inicialmente al sistema financiero y después con toda su crudeza a la economía real han producido en la psycho de muchos agentes económicos (empresas y familias) un desasosiego y sentimiento de crisis económica continua.

¡Domina los mercados financieros!

Cursos de Bolsa e Inversión

La Gran Recesión iniciada en 2008 solo es comparable en severidad a la Gran Depresión iniciada en 1929 y por ello está justificada esta psycho continua de crisis que venimos experimentando en los últimos años.

Sin embargo, si analizamos fríamente y con detalle la situación económica global nos daremos cuenta que no tiene demasiado sentido continuar hablando de crisis. La crisis se aleja y la actividad económica global está en un momento dulce, en líneas generales.

El propósito de este artículo es repasar diversas economías del mundo para entender la actual coyuntura y los mercados que por consiguiente puedan ser más interesantes para una economía abierta como la española. Más que los flujos actuales de su sector exterior, los potenciales flujos hacia los países con mayor perspectivas de crecimiento esperados.

Siendo muchas los tipos de variables macroeconómicas para analizar la salud de una determinada economía, nos centraremos sobretodo en el dato de crecimiento esperado para este año y para el siguiente mediante el Producto Interior Bruto o PIB, que mide los bienes y servicios producidos dentro de una economía concreta, independiente de si el agente que produce ese servicio o activad es nacional o internacional. Y también, siendo muchos los organismos Internacionales que ofrecen este tipo de datos, nos centraremos sobre todo en los informes del Fondo Monetario Internacional.

Iniciando este trayecto macro por el mundo, el primer dato a tener muy en cuenta es el destacable crecimiento global que mejorará este año hasta el 3.5% (3.2% en 2016) para acelerar hasta el 3.6% en el próximo año.

Detengámonos un momento aquí para reflexionar si ¿podemos continuar hablando de crisis económica global a la vista de estos datos de crecimiento? No, de ningún modo, aun siendo un ritmo de crecimiento agregado inferior al del nivel pre crisis, se nos antoja un sano ritmo de actividad económica y mas teniendo en cuenta que continuará esta mejora durante el próximo año.

¿Le va igual de bien al mundo desarrollado que al emergente?

Las economías desarrolladas están creciendo al 2%, que sin ser un dato altísimo puede ser habitual en el conjunto de los países más desarrollados del mundo. Es más difícil crecer deprisa en un mercado maduro que en uno emergente. Así, el mundo emergente crecerá este año un 4.6% (veníamos del 4.3%) para llegar a cotas cercanas al 5% en 2018. Por tanto, tampoco parece que podamos hablar de crisis en el mundo emergente en general ni en los BRICS (Brasil, Rusia, India y China) en particular.

El fin de la crisis por Robert Casajuana

Habiendo ya visto los datos de estos dos grandes bloques entremos ahora a analizar economías concretas dentro de ellos para descubrir si aún se podría esconder algún país con crecimiento negativo y que nos hubiera pasado desapercibido por los datos agregados.

En la Europa del Euro, de las cuatro mayores economías, Alemania, Francia, Italia y España, es esta última la que arroja ritmos de crecimiento más destacables. Si en 2017 consigue cerrar el año con un crecimiento del 3.1%, habrá conseguido un trienio completo con avances anuales por encima del 3% (2015, 2016 y 2017). Cabe volver a recordar que en 2012 el país ibérico estuvo al borde del colapso con la prima de riesgo en casi 500 puntos (hoy poco más de 100) y con un rescate muy costoso de sus sector financiero. Y por ello de algún modo me sorprende que no se haya enfatizado suficientemente esta historia de éxito eso sí, no exenta de dificultades como la draconiana austeridad que hemos padecido.

¿Y cómo le va al motor de Europa?

En Alemania los crecimientos están cercanos al dos (1.8%) pero lo más esperanzador es que ha conseguido equilibrar sus cuentas públicas (Ingesos menos Gastos) con un incipiente superávit.

Dentro de la zona euro las dos grandes economías que van rezagadas son Francia e Italia, siendo esta ultima la más débil con un crecimiento para este año del 1.3%, y con problemas en su sector bancario. En el país galo, y gracias en parte a la aplastante victoria de su nuevo presidente Macron, y a pesar de su débil crecimiento del pasado año, soplan viento de optimismo y si consigue las mil y una veces intentada reforma laboral podría llegar a crecimientos del 1.7% en 2018, superando ese año a Alemania, con un crecimiento esperado del 1.6% esta última.

Dejando los países de la zona euro para adentrarnos en los principales países anglosajones de la “relación especial”, EEUU y Reino Unido, nos daremos cuenta que debido a que empezaron su recuperación antes que en Europa, parece que actualmente llegan algo más débiles. Aun así, EEUU rondará crecimientos del 2% y Reino Unido del 1.5%. Las claves a tener en cuenta es si en EEUU se conseguirá desplegar con toda su intensidad el ambiciosos proyecto de reforma fiscal expansiva prometido por Trump. En Reino Unido lo crucial será el devenir de la negociación del Brexit con la UE. Pero ya debilitados la mayoría de populismos en Europa y con una sólida recuperación económica parece que lentamente se va erosionando la posición británica en esta importante negociación.

Y para finalizar este bloque de economías desarrolladas nos fijaremos en Japón. Economía que tras un largo periodo de política monetaria expansiva con el Abenomics, el efecto se haciendo notar y se espera una aceleración en su nivel de actividad económica.

Vista la exposición, juzguen ustedes mismos si el fin de la crisis es un deseo o una realidad.

ROBERT CASAJUANA i ALUJAS

  • Socio y Director de Inversiones de SLM
  • Economista por la UB
  • Master en Relaciones por Birkbek/University of London
04/12/2017

Comentarios