ISEFi

Agentes participantes en las IICs

Agentes participantes en las IICs

Existen unas instituciones en las que una serie de inversores institucionales o particulares compran de manera colectiva bienes, derechos u otros instrumentos financieros, para obtener una rentabilidad. Se llaman IIC (Institución de Inversión Colectiva) y presentan una serie de características particulares que merece la pena tener en cuenta como inversores o como estudiantes del mundo financiero.

Cursos destacados

Curso de Introducción a los Mercados Financieros y la Bolsa Curso de Análisis Técnico Curso de Sistemas Automáticos de Trading

¿Qué es una IIC?

Una IIC es una Institución de Inversión Colectiva en la que una serie de participantes realizan inversiones que se gestionan sobre bienes, derechos, valores, etc., con la idea de obtener un rendimiento que, por otra parte, va a depender de los resultados colectivos.

Una IIC puede estar diseñada en forma de sociedad de inversión (IIC con forma de Sociedad Anónima) o fondo de inversión (IIC sin personalidad jurídica propia que reúne fondos de distintos inversores naturales o jurídicos).

Las IIC se regulan mediante la Ley estatal española 35/2003 y por su reglamento el Real Decreto 1309/2005 que fue modificado por el Real Decreto 320/2007. Entre otras cosas, se controla el ámbito de actuaciones de estas instituciones en relación a la inversión de derivados, especialmente en activos subyacentes, así como la operativa en productos no negociados en mercados organizados y el ámbito de actuación en otros instrumentos financieros.

Partícipe de un fondo de inversión

Se le llama partícipe a quien realiza la aportación al patrimonio en una IIC que toma forma de fondo de inversión (FI). Es decir, el participe es el propio inversionista y por las aportaciones que hace obtiene una serie de participaciones. A la compra de participaciones se le llama suscripción y a la venta, reembolso.

Es importante saber que el número de participaciones que componen un fondo de inversión no es un valor fijo ya que depende de las compras y ventas que se realicen de ellas.

Accionista de una Sociedad de Inversión

Se le llama accionista a quién realiza la aportación al patrimonio en una IIC que toma forma de Sociedad de Inversión (SI). Esta Sociedad de Inversión tiene los mismos órganos societarios que una Sociedad Anónima. Un ejemplo de este tipo de IIC sería una Sociedad de Inversión de Capital Variable (SICAV).

Entidad comercializadora

Como comentábamos, los partícipes adquieren unas participaciones a cambio de los fondos que han aportado. Estos fondos se comercializan a través de una entidad comercializadora. Podríamos asimilarlo como un mercado en el que te ofrecerían las distintas opciones que tienes a tu disposición. Una entidad comercializadora ofrece fondos de inversión de una o varias gestoras, pero es la gestora quien se encarga de gestionarlo en función de la política de inversión del fondo.

Sociedad gestora

El fondo de inversión está gestionado por una única sociedad gestora, aunque esta pueda llevar más fondos de inversión al mismo tiempo. Se nutren de comisiones por la gestión de los mismos. Están obligadas a dar parte a la Comisión Nacional del Mercado de Valores o CNMV quien se encarga de supervisar e inspeccionar los mercados de valores españoles y la actividad de aquellos que intervienen en los mismos. También pueden comercializar sus propios fondos de inversión, aunque es cada vez más habitual que lo haga a través de una entidad comercializadora.

Entidad depositaria

La entidad depositaria es la encargada tanto de custodiar como de supervisar los activos que componen el fondo de inversión. Generalmente es un banco y tiene que estar inscrita en la Comisión Nacional del Mercado de Valores.
La entidad depositaria cobra una comisión a cambio de la custodia de los títulos que componen el fondo de inversión. Si en un momento determinado los partícipes desean cambiar de depositario, tienen derecho a recibir la inversión completa sin que se aplique ninguna comisión de reembolso.

Hemos visto cuáles son los agentes participantes en las IICs, pero ¿cómo se orquesta todo esto para que funcione? En realidad, es mucho más simple de lo que parece: los partícipes ponen su dinero en el fondo de inversión y adquieren participaciones por él. La sociedad gestora integra todo el dinero en el fondo y lo invierte donde cree conveniente para que se obtenga una rentabilidad.

Aparte de esto, hay algunos aspectos que hay que tener en cuenta como, por ejemplo, el patrimonio de inversión, la cartera de un fondo de inversión, las razones que pueden hacer que un fondo aumente o disminuya su tamaño, etc. Todo esto se ve de forma detallada en los temarios específicos cuando realizamos una formación reglada en empresas y finanzas, si ya la has hecho, esto te servirá como recordatorio, si no, como entrante.

01/12/2017

Comentarios